El valor de los microorganismos en el suelo

Machinery

Autor: 
Anaité Carolina Herrera Ramos
Fecha: 
Julio, 2021

Algunos edafólogos y microbiólogos dicen que probablemente existen más especies de organismos en un puñado de suelo del jardín que las que existen sobre la superficie del bosque amazónico.  No podemos saber exactamente si eso es cierto, pero lo que sí sabemos es que el suelo está lleno de organismos vivos, macro y microscópicos; en donde los microorganismos juegan roles insustituibles.

El suelo está compuesto de material mineral, material orgánico, agua, aire y organismos vivos. Las proporciones de cada uno de estos componentes no son iguales en todos los suelos, pero se encuentran en magnitudes similares. Alrededor del  50 % del volumen del suelo lo componen agua y aire, este es el espacio poroso del suelo. Entre el 45 a 48% de este volumen corresponde a material mineral, 3 a 6 % a material orgánico y menos del 1% a organismos vivos, estos últimos a pesar de ser la parte minoritaria son, sin duda esenciales para la producción agrícola y fertilidad del suelo.

El conjunto de organismos vivos en el suelo comprende entre otros; insectos, lombrices, bacterias, hongos, protozoos y nematodos. Insectos y lombrices son los “gigantes” de la biota del suelo mientras que las bacterias, hongos, protozoos, y nematodos pertenecen a lo que denominamos microorganismos o microbios del suelo.

¿Qué papel juegan cada uno de estos actores en el suelo?

  • Los insectos se encargan de degradar físicamente restos vegetales, triturándolos y luego inoculándoles con bacterias y hongos que los degradan en compuestos más simples.
  • Las lombrices hacen cavernas dentro del suelo engullendo material vegetal y mineral sólido luego excretándolo recubierto de colonias bacterianas. En este proceso se generan agregados entre la porción mineral y compuestos pegajosos que mejoran la estructura de los suelos. La presencia de lombrices es un indicador de salud del suelo.
  • Hongos y bacterias producen enzimas que liberan a sus alrededores y que descomponen macromoléculas como la celulosa, proteínas, almidones en iones y moléculas más pequeñas que son fuente de nutrientes para plantas y otros microorganismos. Los hongos micorrizas se asocian con las raíces de las plantas en una relación simbiótica en la que se benefician el hongo y la planta.
  • Protozoos son organismos unicelulares algunos flagelados o con cilios que se desplazan en la película de agua que se encuentra en las superficies sólidas del suelo. Estos se alimentan de algas unicelulares y cianobacterias contribuyendo al reciclaje de nutrientes.
  • Los nematodos son animales multicelulares (gusanos microscópicos) que se alimentan de bacterias, hongos e incluso de otros nematodos. Algunos son parásitos de plantas pero otros contribuyen suprimiendo bacterias y hongos patógenos.

 

Funciones de los microorganismos en el suelo:

  1. Descomposición de materia orgánica para el reciclaje de nutrientes. El ciclo del carbono y del nitrógeno están mediados por los microbios del suelo. Las bacterias y hongos utilizan la materia orgánica como fuente de energía y nutrientes. Los microbios, en el proceso de descomponer los compuestos orgánicos para poder incrementar su biomasa, liberan nutrientes tales como nitrógeno, fósforo y azufre en formas que las plantas pueden aprovechar; este proceso se denomina mineralización. Lo opuesto es la inmovilización, que es cuando los microorganismos integran estos nutrientes a su masa, limitando la disponibilidad para las plantas.  Procesos como la nitrificación (paso de amonio a nitratos) y denitrificación (producción de óxidos nitrosos y nitrógeno elemental a partir de nitratos) son mediados por géneros específicos de bacterias.
  2. Mejoran la estructura del suelo con la formación y estabilización de agregados, por medio de la excreción de compuestos que aglutinan las arcillas y material orgánico. Estos agregados dan lugar a macro y micro poros que pueden almacenar aire y agua. Los poros más grandes contribuyen al drenaje de agua e intercambio de aire para mantener los procesos de respiración de raíces y microbios. Los poros pequeños retienen agua que las raíces pueden absorber.
  3. Mejoran la absorción de nutrientes por las plantas. El asocio de raíces con hongos micorrizas permite mayor exploración del suelo para absorber nutrientes que se fijan en el suelo como el fósforo. El hongo recibe de la planta exudados para su metabolismo tales como carbohidratos y sus hifas se extienden explorando  el suelo para absorber más nutrientes.
  4. Producen compuestos que estimulan crecimiento. La biota cercana a las raíces es más densa que la que se encuentra en el suelo lejano a la misma. La producción de exudados por las raíces atraen a géneros de bacterias que a su vez producen compuestos volátiles, fenólicos y otros, que estimulan rutas metabólicas incrementando el desarrollo de la planta. Este tipo de compuestos se conocen como promotores del crecimiento vegetal (Plant growth promoters ”PGPR” por sus siglas en inglés).

Una biota diversa y activa es indicador de suelos sanos, en los que, las plantas van a expresar su potencial productivo. Así mismo, la diversidad microbiana limita el desarrollo de patógenos y enfermedades.

Es fundamental para una producción agrícola sustentable conservar e incrementar la diversidad microbiana en los suelos.

 

 

Bibliografía

Alexander, M. 1991. Introduction to soil microbiology. Krieger Publishing Company Florida. pp. 3-51 Moebius-Clune B.N. et al. 2016. Comprehensive Assessment of Soil Health. The Cornell Framework Manual. Cornell University, Ithaca, NY. Martínez, MM. Gutierrez, V., Novo R. 2010. Microbiología aplicada al manejo sustentable de suelos y cultivos. Editorial USM. Chile

Comentarios

Excelente información. Muy útil

Añadir nuevo comentario